Desmitificando la Planificación Estratégica

Compartir este artículo

Por Raúl Molteni

Recientemente, participé en la elaboración de un plan estratégico para una división crucial de una gran empresa multinacional. Nuestro objetivo era claro: recopilar información, llevar a cabo el proceso de planificación estratégica y contar con un coordinador experimentado. Aunque no seguimos la agenda rigurosamente, logramos cumplirla y entregamos un plan final al líder de la organización.

Durante este proceso, se analizaron los indicadores, se establecieron la Misión y la Visión, se desarrolló un análisis FODA y se acordaron acciones concretas para su implementación. Sin embargo, debo admitir que, desde mi perspectiva, carecía de verdadero pensamiento estratégico.

La diferencia entre un proceso de planificación estratégica y el pensamiento estratégico es considerable. Sin un enfoque estratégico genuino, la planificación se asemeja a un plan que subestima el futuro y  aspectos culturales esenciales.

La estrategia implica visión de futuro, diferenciación, priorización, creatividad y, en cierto modo, incluso algo de magia. 

Pensar estratégicamente va más allá de desarrollar un simple plan; implica la capacidad de visualizar el futuro de manera innovadora.

Aquí algunas diferencias que distingo en aquellos que poseen un pensamiento verdaderamente estratégico:

1. Consideran el ecosistema: En la era digital, las barreras de entrada se han reducido significativamente. Enfocarse únicamente en la competencia directa es arriesgado; los competidores pueden surgir desde otros sectores e industrias y con propuestas innovadoras y superadoras -aunque a los ojos del “poco estratega” parezcan ridículas.

2. Analizan profundamente datos: El FODA no es solo una cuestión de opinar, requiere un análisis profundo.  No es cuestión de adivinar, sino de buscar acotar el nivel de incertidumbre.  Datos y opinión experta son fundamentales.

3. Logran consistencia: La estrategia debe abordar la coherencia en todos los aspectos de la cadena de valor, los recursos y el mercado.  No es una sumatoria de ideas, objetivos y planes.  Es una integración de perspectivas, ideas, objetivos y planes.

4. Evalúan el grado de disrupción: ¿Se trata de incursionar en nuevos mercados con productos existentes o de introducir nuevos productos en mercados existentes? Usan conceptos para guiar su pensamiento. No se dejan llevar solo por lo que “se les ocurre”; “se les ocurre” porque provocan su propio pensamiento. 

5. Superan las limitaciones de recursos: Enfoques verdaderamente estratégicos consideran las limitaciones de recursos como desafíos a superar mediante fusiones, alianzas estratégicas u otras alternativas creativas.  No lo ven como límite a lo que pueden hacer, sino como parte de lo que se debe hacer.

6. Fomentan la experimentación y el aprendizaje: La estrategia requiere tiempo para cuestionar, reflexionar, experimentar y aprender. Así como ningún plan ocurre tal como fue elucubrado, ninguna estrategia surge del pensamiento “téorico” -y muchos menos de un día en lugar con mucho verde-.  Requiere desafiar, intercambiar, meditar, decantar, entender, experimentar y aprender a lo largo del camino. 

Dos días de trabajo intensivo rara vez son suficientes para alcanzar este nivel de profundidad y creatividad.

Al reflexionar sobre la diferencia entre la mera planificación estratégica y el verdadero pensamiento estratégico, se abre un espacio para repensar nuestra aproximación a los desafíos empresariales. La estrategia no debería limitarse a la elaboración de planes, sino que debería impulsar una mentalidad innovadora y visionaria que inspire la creatividad y la adaptabilidad ante un mundo en constante cambio. 

Nos invito a considerar cómo podemos incorporar esta perspectiva estratégica más amplia en nuestras organizaciones, permitiendo que la verdadera magia de la estrategia transforme nuestras acciones y resultados.

Sigue mirando

Gestión de Cambio

Desmitificando la Planificación Estratégica

Por Raúl Molteni Recientemente, participé en la elaboración de un plan estratégico para una división crucial de una gran empresa multinacional. Nuestro objetivo era claro: